La joven judía que durante el holocausto se convirtió en una gran escritora, pasando a la historia, por su increíble relato de como era sobrevivir en las sombras y el silencio, ocultos de los nazis.

Ana relata en su diario como era pasar los días junto a su familia y algunos conocidos, en un escondite de la empresa donde trabajo su padre.

Con tan solo 13 años de edad, Ana recibe de regalo un pequeño diario, el cual sería su mejor amigo durante los casi dos años y medio que paso ocultándose en Ámsterdam, junto a su familia y 4 personas más, de los nazis, quienes cada día abarcaban más territorios y sacrificaban a más personas.

Ana fue una niña valiente, adelantada a su época, inteligente, talentosa y un rebelde ante su familia, por diversas causas. Pese al miedo que podía sentir cada día y la tristeza al recordar a sus amigos del colegio que estaban en campos de concentración nazis, tenía la valentía de plasmar sus sentimientos y hacer frente a la situación junto a su familia. 

Pasaba horas escribiendo, pensando y mediando en silencio, pues las circunstancias así también lo obligaban, ana refleja la valentía de los judíos, la resiliencia y la bondad, pues pese a todo en sus relatos se siente más el dolor que odio por lo que sucedía.

Ana nos recuerda que pese a las circunstancias vale la pena luchar, sonreír, y leer, pues nuestra imaginación nos hace libres, a veces la vida puede ser difícil, pero lo más importante es nuestra manera de ver el mundo, pues esto lo cambia todo, a veces debemos elegir ver la belleza que queda e ignorar la desgracia.

Hay que recordar que no todas las personas son malas, que si hay quienes hacen daño, pero nos corresponde a nosotros sanarnos para no ser como nos obliguen las circunstancias o los demás, sino para ser, como verdaderamente nos gustaría ser.

Sin ánimo de hacer Spoiler te invitamos a leer su diario, y dejarte conmover con sus escritos.

¡Si ya lo has leído, nos encantaría conocer tu opinión en los comentarios!