“Que tu jefe te habla bien, pero”… ojo a esto, que si ya existe un, “pero” que te hace sentir incómoda en tu trabajo, es porque ya existe una situación que está generando conflicto y puede ser muy tóxica, quizá no eres capaz de identificar bien de que se trata o quizá ya lo has identificado, aun así no quieres sentir que haces drama, exponiendo tu inconformidad con las personas involucradas.

Ni en tu hogar, escuela o trabajo, no debemos normalizar los malos tratos, insultos o críticas, por parte de superiores, si bien tu jefe debe decirte que hiciste mal o que de tu trabajo no le agrada y que está en su derecho de hacerlo, la manera en como lo hace va a determinar que tu relación con él sea sana o, por lo contrario, muy dañina para tu paz mental  y por ende también para rendimiento laboral, ya que empezarás a sentir una carga muy pesada cada lunes y anhelaras con ansias a que llegue el viernes o sábado, porque sientes que ya no aguantas más.

Y es que la manera en como tu jefe debe expresarte que algo está mal o no le gusta, debe ser de la manera en que lo haría con algún extraño, que no crea, que te puede tratar como quiere, solo que porque te está pagando o porque tu rango dentro de la empresa es inferior. 

Recuerda que lo más importante antes de tratar con cualquier persona, sin importar su rango, o estatus, es reconocer que, no somos ni más ni menos que nadie, y la relación se torna tóxica cuando alguna de las partes involucradas olvida ello.

Suele suceder que en el ámbito laboral los jefes olvidan que sus empleados son personas que valen lo mismo que ellos y que por ende merecen el mismo respeto y consideración que a ellos le gusta recibir.

Es normal que en una que otra ocasión tu jefe te hable con tono fuerte y no se disculpe, porque los jefes son humanos que también se estresan, lloran, se frustran, su negocio a veces ocupa todo su día y además de ello deben lidiar con problemas familiares y empleados que no hacen lo que ellos piden, pero no hay porque soportar que te trate así y menos que no se disculpe y reconozca su error porque tú al igual que él o ella, tienes un montón de problemas, sientes muchas cosas y mereces la misma consideración. 

Tu jefe debe mantener contigo una conversación asertiva, para que el ambiente laboral no sea tenso, para ello es importante la comodidad al exponer cada uno sus puntos de vista, sabiendo que no recibirán críticas, regaños o amenazas. Una buena comunicación en tu trabajo no solo te hará sentir bien si no tu productividad aumentará y podrás sentirte libre de exponer tus ideas, lo cual es importante porque te puede permite crecer personal y profesionalmente.

Por ello te tenemos 5 cosas que puedes hacer si tu jefe te habla feo, te pone más trabajo del que puedes hacer, te hace trabajar horas extra, no valora tu trabajo, o te hace sentir denigrado:

  1. Manifiesta tu inconformidad de manera asertiva.

La clave es manifestar tu inconformidad con la situación que ocurre, sin que  describas a la otra persona, la juzgues o etiquetes, así das más información sobre la situación que te provoca el malestar, sin que tu jefe lo sienta personal, o que le estás atacando o quejándote de él o ella.

  1. Habla bajo el principio de ganar – ganar

Sé más propositiva, busca llegar a acuerdos en los que te sientas feliz trabajando y tu jefe se sienta feliz de haberte contratado. Si tu jefe te requiere horas extra, está bien, siempre y cuando tú obtengas también algo a cambio, hazle saber que tu jornada laboral acabo y que si te requiere para trabajos los harás en tu horario laboral o cuando él o ella te necesite, solo si, te reconoce las horas extra que le inviertas.

  1. Habla con control de las situaciones, con autoridad.

No debes gritar o exigir respeto de manera agresiva, basta con que con autoridad si subir el tono de voz, pidas que te hablen de buena manera, y para que tu voz se escuche cuando propones algo, que lo hagas con firmeza y dominio del tema.

  1. No te hagas menos

Siéntete libre de expresar tus sentimientos y pensamientos, porque son muy importantes, pero hazlo de manera amable, cordial y en primera persona, sin culpar a otros por lo que puedas sentir, solo involucra a las situaciones, no a las personas.

  1. Quien no valora tu presencia, merece tu ausencia.

Hay situaciones y personas que hacen mucho daño, y lo más sano que puedes hacer es alejarte, si puedes hacerlo de inmediato, hazlo, si no es así, para poder renunciar a tu empleo, ponte en modo búsqueda de manera urgente, para que cuando renuncies ya tengas un trabajo al cual llegar. Eso sí, recuerda informar con antelación que abandonaras el trabajo actual, porque se te ha presentado una nueva oportunidad, así, tu jefe también tendrá el tiempo de buscar a otra persona.