Quizá en algún momento de tu vida has escuchado decir que las mujeres tenemos un sexto sentido, un sexto sentido llamado intuición.

Para mí, es un confiar en aquello que sentimos, saber que por alguna razón presientes que algo pasará, pero, más que hablarte psicológicamente de la intuición, quiero hablarte del creer en ti misma, en el no subestimar tus pensamientos y sentimientos.

A veces sentimos algo y lo justificamos y minimizamos nuestras emociones, como si fuese un error sentir, e ignoramos que sentir es propio de nuestra naturaleza y no debería avergonzarnos.

Está bien llorar, está bien estar enojadas, está bien no estar en un 100%, es normal solo querer helado y hartarte de todo, es normal y no hay que sentir vergüenza, ni malestar por ello.

Siempre y cuando no lastimemos a nadie, no está mal sacar aquello que sentimos de nuestro corazón.

Creer en lo que sentimos a veces es lo más real que tenemos y como mujeres tendemos a ser muy emocionales y es justo ello lo que nos hace tener ese sexto sentido más desarrollado, que se vuelve un superpoder, para percibir y comprender cosas con nuestro corazón.

Es importante que sepamos que, el creer en algo con nuestro corazón no lo hace menos valioso, que, lo que puedes justificar con la razón, pues la intuición, aunque es de manera irracional, puede advertirte de peligros en tu entorno, gracias a los estímulos que puede recibir tu inconsciente del entorno en el que te encuentras.

Así que trata de no minimizar aquello que sientes, recuerda que es tan valioso como lo que piensas, y escuchar a tu intuición, puede librarte de un grave peligro o un futuro y terrible exnovio.