¡Duele demasiado soltar! 

Duele llevar una relación relativamente estable por años o meses, haber imaginado una vida juntos y sentir que quizá solo lo idealizaste todo, que aunque el sentimiento hacia ti parecía recíproco, realmente no lo era.

Duele sentir que diste más de lo que recibiste, que diste mucho y te dieron tan poco.

Si definitivamente duele sentir que te fallaron, que las promesas que te hicieron fueran vanas, que tus lágrimas no son significativas, porque te siguen rompiendo pese al dolor que saben que te están causando.

Por ello es necesario soltar, reconocer que, sí, que la separación va a doler, pero que con el tiempo tu dolor sanará y todo estará bien.

En ocasiones nos entregamos tanto a alguien que incluso pasamos por encima de nosotras, de nuestros principios, o preferencias por hacerle feliz, por estar bien, por retenerle y ganar su amor, y lo triste es que esos gestos muchas veces no son valorados.

Así que la gran interrogante es ¿Por qué estar con alguien que NO nos valora, que NO nos hace sentir amadas, que nos cela, nos grita, nos regaña o maltrata?

 Y no, la respuesta no es amor, porque si le amarás realmente te amarías primero a ti, y te respetarías y pondrías límites.

No, lo que tú sientes no es amor, es apego emocional, la creencia de sentir que no puedes sola. Pensar que están destinados el uno para el otro o que no encontrarás a alguien más que te ame con todo su corazón y llene tu vida de felicidad.

Pero debes saber, que eres fuerte, valiente, hermosa y muy capaz de salir adelante en todo lo que te propongas, y que ninguna persona merece tus lágrimas, y que quien las merezca no te hará llorar.

Y no, no estás sola, puede que te hallas alejado de amigos o familiares, pero eso no significa que estés sola, es el mundo, hay millones de personas, y para muchas de ellas será un gran privilegio conocerte y estar a tu lado en buenos y malos momentos. Así que no te derrumbes ante la tristeza ni desperdicies tiempo en ella, que hay muchas personas y cosas que puedes apreciar y te harán muy feliz.

Separarse será difícil, puede que estés muy triste, además tendrás que afrontar una vida diferente, pero es necesario que te acostumbres a los cambios y entiendas que muchas veces estos son para mejor, no te aísles, en lugar de ello, brillar más, busca apoyo, puedes acercarte a tus amigos, familiares, incluso busca salir de casa y mantener tu mente ocupada, date el tiempo que necesitas para sanar, pero no te quedes donde te hacen sentir todo menos amor y respeto porque si lo haces te darás la espalda a ti misma y te entregarás al dolor de una relación en la que no eres amada y donde quizá las palabras feas, los silencios, los gritos, y humillaciones, te irán marchitando.